25 sep. 2016

Guerra fratricida por liderazgo en el PRD


Las tribus del Partido de la Revolución Democrática (PRD) están en guerra por los despojos del instituto político que, en el pasado proceso electoral, cayó al tercer lugar. 
Las batallas entre las distintas corrientes no tienen tregua y las acusaciones van desde crímenes y agresiones hasta pactos para negociar con el gobierno priísta que viene. Después de la salida de las corrientes de Jesús Romero López, Antonio Álvarez Martínez y Anselmo Ortiz García, los únicos grupos capaces de acordar, negociar o imponer al presidente del comité directivo estatal y el coordinador de la fracción parlamentaria del PRD en el Congreso son la Unión Campesina Democrática (UCD) con Salomón Jara Cruz y Raymundo Carmona Laredo, de Nueva Izquierda (NI). Aunque Jara Cruz mantiene una fuerte disputa con su antiguo aliado, Rey Morales Sánchez, a quien incluso acusó recientemente en diversos medios de comunicación de tenderle una emboscada en Tuxtepec, con el propósito de desaparecerlo.

 Sin embargo, diversos militantes y dirigentes del PRD estatal coinciden en afirmar que el fondo de la disputa entre Rey Morales Sánchez y Amador Jara Cruz es ver quien de ellos se convierte en el interlocutor con el ex gobernador del estado, José Nelson Murat Casab, y las ganancias económicas que eso representa. 
La postulación como candidatos del presidente estatal, Carol Antonio Altamirano Toledo, y del secretario general Hugo Jarquín, dejó acéfala la dirección estatal del mismo y las tribus ya se aprestan a colocar sus piezas en ambos cargos. 
 La candidatura de Carol Antonio Altamirano como diputado local por el Partido Acción Nacional (PAN) arreció la disputa. Hasta ahora no hay acuerdo para imponer al presidente del comité estatal, aunque no se descarta que en último momento Jara Cruz o Carmona Laredo lleguen a un acuerdo para ser uno de ellos o uno de sus incondicionales. 
Los apuntados son muchos: el mismo Carmona Laredo o Jara Cruz, el diputado Sergio López Sánchez, que primero se sumó a la candidatura de Benjamín Robles Montaño y luego negoció su apoyo a José Antonio Estefan Garfias a cambio de la diputación local para su hermano Toribio, por Santa Cruz Xoxocotlá, entre otros. 
 El tal Hugo
 Uno que sufre las de Caín para mantener sus posiciones es el dirigente de los chachacualeros, Hugo Jarquín, representante de IDN o sea el señor de las ligas René Bejarano en Oaxaca, y es que su grupo también se dividió, porque después de que él fuera diputado federal todo se creen con arrestos suficientes para ocupar espacios de representación popular bajo las siglas del PRD. 
 En el caso de la coordinación de la fracción parlamentaria del PRD en el Congreso estatal la designación también esta sujeta negociación entre los grupos sobrevivientes, aunque primero están tratando de elaborar una agenda partidista que permita conducir los esfuerzos del partido en la Legislatura. 
Entre los candidatos a coordinador se menciona a Horacio Antonio Mendoza, cercano a Carmona Laredo, aunque sin duda Lopéz Sánchez también aspira al cargo, con el apoyo de su hermano Sergio, diputado federal. Mientras tanto Carmos Laredo cuenta ya con el apoyo los López Sánchez, las diputadas Diego Cruz, madre e hija; y el dirigente del Foro Nuevo Sol, Eloí Vásquez López. 
 10 diputados en la 62 legislatura 
7 diputados en la 63 legislatura 
 47 alcaldes de la coalición PRD-PAN 
 25% de la votación a gobernador para la coalición CREO 
Fuente: IEEPCO