21 dic. 2016

A un año de trágico accidente, recuerdan a niños karatecas del Istmo


RÍO GRANDE, TUTUTEPEC, Oaxaca.- A un año de aquel trágico accidente en que murieron niños, adolescentes y adultos e incluso familias enteras, después de haber acudido a un torneo de taekwondo en Pinotepa Nacional, elementos de la Unidad de Rescate Urgencias Médicas (RUM) Delegación Río Grande, conmemoraron este hecho encendiendo veladoras, colocando flores y una gran cruz de madera, así como elevando una oración por el descanso de los “deshis” de la escuela de karate “Shito Ryu Shurei Kai” de Tehuantepec, que perecieron aquel 19 de diciembre.  

El accidente
 En entrevista para NOTICIAS, el jefe de paramédicos de RUM, Said Guillermo Silva Hernández, dio a conocer que los elementos de la agrupación de rescate mencionada, acudieron al llamado de auxilio aquella noche del 19 de diciembre del año pasado. 
 Narró que eran alrededor de las 20:40 horas y a la altura del kilómetro 85, en el paraje Los Limones, sobre la carretera federal número 200, una camioneta tipo Sprinter, en la que viajaban varios jóvenes deportistas de la región del Istmo de Tehuantepec, se impactó de frente contra un autobús de la línea Turistar con número económico 11409 y placas de circulación 854-JV-6 del Estado de México. 
 Recuerdan a las víctimas 
 La tarde del lunes pasado, los socorristas de RUM, de nueva cuenta acudieron al lugar del accidente, pero en esta ocasión no fue para intentar salvar vidas o rescatar cuerpos entre los escombros; a un año del fatal accidente que consternó a todo el estado, en esta ocasión encendieron veladoras, colocaron flores, erigieron una cruz grande de madera y efectuaron una oración como señal de luto. “Recordamos con mucha tristeza lo que ocurrió en el paraje Los Limones, en donde perdieron la vida los integrantes de la escuela de Karate de Tehuantepec y familias; hoy pedimos porque sus almas descansen en paz”, enfatizó Silva Hernández. 
 La satisfacción de ayudar 
 Aunque este homenaje póstumo fue sencillo, los ahí presentes pidieron principalmente por la resignación de las familias de los deportistas acaecidos, así como por la paz en los corazones de los familiares que aún viven con ese luto. En este sentido, Said Guillermo Silva Hernández reconoció que lamentablemente en su momento no hubo mucho que hacer por los pequeños karatecas; las personas que se lograron rescatar con vida, hoy se han recuperado e incluso algunos de los familiares han regresado al lugar del impacto.
 “Hemos tenido la oportunidad de conversar con ellos y nos han agradecido el apoyo que les dimos en su momento; nos queda la satisfacción de que una familia completa pudo salvarse y hoy ellos están juntos, eso nos impulsa a seguirnos preparando y ayudando en esta noble causa”, externó. 
 Sacerdote cobraba para oficiar misa 
 Silva Hernández dijo que uno de los objetivos del grupo al conmemorar a las víctimas, era realizar una misa en el lugar; para ello, solicitaron el apoyo de uno de los sacerdotes de Río Grande, pero el párroco cobraba mil 50 pesos para acudir al lugar del accidente. 
 Desafortunadamente, señaló, la Unidad de Rescate Urgencias Médicas no cuenta con dinero por ser una institución altruista que se subsidia de apoyos; sin embargo, a dos años de haberse integrado este grupo de primeros auxilios y rescate urbano, sus integrantes, en su mayoría adolescentes, tienen la satisfacción de salvar vidas y apoyar a su comunidad; con este homenaje póstumo también demuestran que son sensibles al dolor ajeno.
Por: Francisco Simerman/ Noticias de Oaxaca.