19 ene. 2017

Aseguran dos narcoavionetas en el Istmo


JUCHITÁN, Oaxaca.- En el lapso de un mes y medio, el personal adscrito a la Décimo Segunda Zona Naval y elementos de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), han descubierto y asegurado dos avionetas tipo Cessna relacionados con actividades ilícitas. La última avioneta, rotulada con el nombre de “Turbo Centurión II” y con matrícula N-DDJ, fue asegurada en las inmediaciones del poblado "Las Palmas", agencia municipal de Santiago Niltepec, en la zona oriente del Istmo de Tehuantepec. 

 Hace tan sólo un mes y medio, en la misma zona de "Las Palmas", la Semar y la Sedena localizaron y aseguraron la avioneta tipo Cessna matrícula N7325T que realizaba actividades ilícitas, que podrían ser narcotráfico. En esa ocasión la avioneta es blanca con franjas azules. Además se localizaron 14 bidones de combustible con unos 60 litros cada uno, lo cual fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público Federal de Matías Romero, para la integración de la carpeta de investigación correspondiente. 
No hubo detenidos. 
 El singular caso del Morro Desde hace siete años no se habían localizado avionetas relacionados con el tráfico de drogas en el Istmo. Los casos de aseguramiento de aeronaves se han registrado en la zona oriente, en los límites de Oaxaca y Chiapas. El caso más representativo fue una narcoavioneta localizada en El Morro en la Costa en 1991, cuya carga de cocaína colombiana fue saqueada por los pobladores y, sin saber de que era droga, utilizaron el polvo blanco para pintar una cancha de futbol. Además, durante el 2015 la Sedena descubrió y destruyó cinco narcolaboratorios. Los primeros tres de anfetaminas, se localizaron en los límites de Chiapas y Oaxaca, en Tapanatepec. 
Son los más grandes y primeros descubiertas en Oaxaca. El cuarto laboratorio se encontró en tierras de Santa María Chimalapa y límites con Chiapas; el último laboratorio de la droga llamada "crystal" fue localizado el 24 de agosto en la agencia de San Juan Mazatlán, en el Bajo Mixe. En los cinco casos no hubo detenidos; todas estas instalaciones fueron abandonadas por los enviciadores, sólo se decomisaron drogas y artefactos para fabricarlas.
Vía: Noticias de Oaxaca.