24 ene. 2017

Cambio climático se resiente en Oaxaca; temperaturas veraniegas en pleno invierno


En plano invierno, las temperaturas en el estado de Oaxaca han alcanzado los 39 grados centígrados, lo que podría representar uno de los inviernos más calurosos de los últimos años.
 El director del Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca (INSO), Juan José Consejo Dueñas, señaló que estas alteraciones climatológicas se vuelven más usuales y son resultado de daños ambientales en todo el planeta. La deforestación, cambios de uso de suelo y la urbanización son las causantes de la alteración climatológica. “Tenemos una situación de sequía y altas temperaturas que normalmente se registran en marzo o en abril”, dijo.

 El reporte de temperaturas máximas y mínimas emitidas por Protección Civil Estatal, señala que las más altas se han registrado en el Istmo de Tehuantepec en donde el termómetro ha llegado a los 39 grados; en el caso de los Valles Centrales, el registro ha sido de hasta 35 grados; en la Cuenca del Papaloapan se han marcado hasta 36.5 grados; en la Cañada de 38; en la Costa de 32 grados; y en la Sierra Norte de 29 grados. “Hemos ido cambiando el microclima por los daños que nosotros provocamos, eso es gradual, pero ha sido rápido y las consecuencias son menos humedad ambiental y cambios más drásticos de altas y bajas temperaturas”, señaló Consejo Dueñas. 
 De la mano del incremento del calor, también se está experimentando una disminución de las precipitaciones en las épocas de invierno y el aumento de los días secos consecutivos. Las lluvias se van concentrando en el verano y van escaseando en el invierno. 
Consejo Dueñas vaticinó un aumento en las frecuencias de las tormentas severas en el verano, aunque también en los días fríos cabrá esperar más días secos consecutivos. 
 "Se hace muy poco" 
 Consideró importante la instrumentación de medidas que ayuden a atemperar esta situación a través de la reforestación y políticas de urbanización ordenada.
 “Seguimos sin hacer suficiente. Se hace pero es poco”. Alertó que de no iniciar acciones de mitigación en pocas décadas se profundizarán las temperaturas extremas así como lluvias más fuertes aunque más escasas. Lo anterior -expuso-generará un severo problema de abasto de agua para el consumo humano. “Ya hay limitación en la distribución de agua y en la disponibilidad general de agua en todos lados. Ya se ven las consecuencias”.
Vía: Noticias de Oaxaca.