18 ene. 2017

Murat no está contento con su gabinete


A menos de 50 días del inicio de su mandato, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, no está contento con los integrantes de su gabinete ni con el desempeño de los mismos, el gabinete guarda silencio. 
 Bastaron menos de 50 días desde que inició el sexenio, para que el gobierno de Oaxaca, encabezado por Alejandro Murat Hinojosa, enfrentara su primera crisis, expresiones de decepción y frustración emanadas del mandatario estatal por el mal trabajo y el desempeño tan pobre de distintos funcionarios de su gabinete, se recogen a diario en su despacho, comentarios relacionados a la falta de experiencia, de tacto y la poca visión de quienes han sido nombrados como titulares de las distintas dependencias en la actual administración, son matizados a diario por las notas periodísticas que documentan: la inoperancia, las mismas prácticas de corrupción, y la poca capacidad del gabinete y a ello falta agregar los comentarios despectivos, de enojo, los diversos motes y descalificativos que se manifiestan con mayor frecuencia al interior del círculo más cercano de colaboradores del gobernador Murat. 

 Murat Hinojosa ha mostrado desconfianza hacia su gabinete en estos primeros días y la respuesta es recíproca, su gabinete, no entra en sintonía, muestra poco talento avanza lento y no entiende la línea de trabajo que él quiere marcar, a diario el mandatario comparte videos donde sus publicistas nos venden la imagen de un hombre incansable, que no duerme trabajando por Oaxaca, que conoce y sabe lo que se tiene que hacer, que pide un voto de confianza hacia el sueño oaxaqueño, el sueño de un gobierno que por fin logre concretar el cambio hacia uno de los estados con mayor rezago social en todos los rubros y en contraparte en las diferentes secretarías solo hay reclamos por falta de presupuesto, manejo discrecional de recursos y poca libertad de movimiento, las redes sociales de los titulares de despachos también dan cuenta de incontables fotografías de reuniones y apretones de manos entre funcionarios y actores políticos igual de hambrientos de poder y con una gran necesidad de reconocimiento a su persona, pero con nulas acciones en lo que corresponde a las funciones que les competen.
 El gobernador tiene ya muchas dudas, su expectativa de un gabinete fuerte y de proyección nacional está muy lejos de ser una realidad, y nos es para menos, la mitad del gabinete es considerada por los analistas políticos más serios como un grupo de personajes de paja, hacen mucho bulto pero no tienen peso, la mayoría con poca o nula trayectoria, aunque la juventud se ha manifestado en las designaciones, el traje les ha quedado grande, en algunos casos los negativos de dichos funcionarios, han dado duros golpes a la actual administración.
 LOS SEÑALADOS 
 Alejandro Avilés Alvarez al frente de la Secretaría General de Gobierno ha mostrado que sigue cojeando del mismo pie, el hambre de poder se manifiesta ya en acusaciones de corrupción, tráfico de influencias en posiciones estratégicas para desviar recursos a sus arcas a través de terceros y nexos con personajes oscuros para lograr posicionarse al interior del gabinete, su incipiente carrera sigue ensuciándose por acusaciones fundadas, los problemas al interior ya se manifiestan al exterior, desaseo en la transición y falta de experiencia de quienes arribaron son la actual marca de la casa, los municipios considerados como focos rojos bajo la instrucción del corrupto personaje han sido negociados para seguir beneficiando a los mismos actores de siempre, Sofía Castro Ríos, Francisco López, y el mismo Alejandro Avilés los principales beneficiarios en el reparto de las administraciones municipales que dejan año con año millonarias bolsas a los promotores de los mismos, la gota que derramo el vaso, Alejandro Avilés Álvarez le tomó protesta a su grupo de seguidores y adeptos con nivel de directores sin la aprobación del gobernador, la relación entre el mandatario y el encargado de la política interna vive momentos de tensión, las cosas no van bien. 
 Gabriela Velásquez Rosas, Secretaria de Salud ha iniciado con sendas denuncias por corrupción y asignación discrecional de recursos, el aparato de salud en Oaxaca durante los dos últimos sexenios ha sido diezmado por la sombra de la corrupción, y en este nuevo sexenio toma el mismo camino, grandes cantidades de dinero han sido motivo de que los anteriores titulares manchen sus manos y agranden su riqueza pero todo a costa de la salud del pueblo de Oaxaca, la sombra de la desconfianza pesa ya sobre la funcionaria. 
 José Luis Calvo Ziga es el más gris de los funcionarios del gabinete, llegado al puesto renegando del mismo y con total inexperiencia ha logrado imprimir la ineficacia a su recién creada Secretaría, no hay forma de que el político costeño brille en el cargo, ya lo dice el dicho: lo que natura no da… «Quod natura non dat, Salmantica non præstat» (sic), misma suerte corren la Secretaría de La Mujer Oaxaqueña y el Instituto de la Juventud del Estado de Oaxaca, con Miriam Liborio y Olivetti Paredes al frente, estas tres instituciones insignias del entrante gobierno fueron asignadas a personajes inexpertos, las dos últimas a mujeres jóvenes calificadas de talentosas y de quienes se dijo que sus designaciones eran justas y merecidas, por desgracia ambas han mostrado su principal problema, la falta de experiencia y de visión en la materia, Miriam Liborio no ha logrado plasmar con claridad el rumbo que su dependencia debe tomar para cumplir la encomienda y esto se nota en las acciones de la dependencia, la joven Liborio, de mucha energía ha logrado colarse a las fotos donde otros actores empiezan a dar resultados pero en materia la Secretaría de la Mujer está en ceros, de Paredes Zacarías en el colmo, en últimos días fue amenazada en sus oficinas por sujetos desconocidos, presuntamente vinculados al crimen organizado, primero se dijo que por deudas de campaña, enseguida que era una extorsión, hubo una tercera versión relacionada a un problema sentimental dado que su expareja tenia nexos con el crimen organizado, lo que sí es claro es que cuando el río suena es que agua lleva y si el gobernador Murat quiere resultados en las áreas relacionadas con los jóvenes, la mujer y el medio ambiente, tendrá que hacer ajustes. 
 El registro civil es otra dependencia que sufre por tener al frente a una luchona de la vida política, Martha Alicia Escamilla es una mujer que con tal de colarse al puesto estuvo y está dispuesta a sufrir el bullying político y vergüenzas públicas y no se trata de violencia de género, sino de la consecuencia que resulta de la ignorancia y de la falta de experiencia en la administración pública, no hay funcionario que le gane en ese rubro. 
 El COBAO con Rodrigo González Ilescas, el CECYTE con María Luisa Matus posición de Alejandro Avilés el IEBO con Raquel Alberto y el IEEA con Claudia Silva en las mismas condiciones, posiciones políticas a personajes que tienen poca experiencia en el trabajo pero que a pesar de su juventud, acumulan fama en el desvió de recursos, en el caso de Claudia Silva y Raquel Alberto posiciones políticas marcadas del ex candidato al gobierno de Oaxaca Eviel Pérez Magaña y de Ulises Ruiz, a estos nombres se suman a las protestas del equipo muratista por asignaciones inmerecidas, nombres como el de Raquel Alberto, Monserrat Heinze en la CECUDE, Alejandro Leyva en CORTV y Marco Antonio Cuevas en ICAPET para Héctor Pablo Ramírez de los tres últimos cabe recordar que coordinaron las campañas de desprestigio a través del pseudo portal de noticias Oaxaca Político para atacar y debilitar la candidatura de Alejandro Murat en complicidad con Ruiz Ortiz cuando se filtraron diversas grabaciones que comprometían al entonces precandidato Murat. Pocos son los funcionarios que están teniendo un desempeño apegado a la expectativa, dada la actual mezcla de enemigos premiados para mantener la “estabilidad” de los grupos políticos, funcionarios incompetentes igualmente premiados y los compadres hechos secretarios, pueden dar como saldo el hundimiento del barco, no solo es suficiente que el líder tenga capacidad, su equipo también debe ser fuerte y si no se dan los ajustes necesarios muchas de las dependencias solo serán anclas o lastres para la actual administración, los cambios podrían resultar dolorosos pero a veces los compromisos políticos terminan marcando el fracaso, ya se tuvo como ejemplo el sexenio anterior, pero quien sabe, a veces es necesario repetir la historia para aprender la lección. 
 Fernando Tavares 
 @lamuladeblancas 
 fernandotavareses@gmail.com