31 ene. 2017

Vive PRD crisis por desprestigio y bancarrota


El Partido de la Revolución Democrática (PRD) vive una grave crisis de credibilidad, pero además está prácticamente en bancarrota. A la multa de 14 millones de pesos impuesta por el Instituto Nacional Electoral (INE) por no entregar en tiempo y forma los informes de gastos de precandidatos y candidatos en el proceso 2016-2017, tiene que sumar la reducción de sus prerrogativas por la pérdida de 100 mil votos, en el pasado proceso electoral. 

 En el caso de la multa impuesta por el INE, por acuerdo del mismo órgano electoral, el total habrá de descontarse de las prerrogativas mensuales que se entregan al PRD, mismas que ascendieron a 1 millón 860 mil 798 pesos con 43 centavos en el pasado ejercicio fiscal. En el 2016 el PRD recibió 22 millones 329 mil 581 pesos para actividades ordinarias, más 680 mil 155 pesos para actividades específicas y 11 millones 164 mil 790 pesos para campañas políticas, es decir un total de 34 millones 174 mil 526 pesos. 
 De los cuales en este ejercicio fiscal hay que descontar la asignación por campaña política, al no ser año electoral, lo que da un total de 23 millones 9 mil 736 pesos. Sin embargo, en el proceso electoral 2012-2013 cuyos resultados sirvieron de base al IEEPCO para establecer el monto de las prerrogativas, el número de votos adjudicados al PRD fue de 276 mil 571 sufragios, lo que significaba el 21.35 por ciento de la votación total. 
 Aunque a esta cifra ahora hay que descontar 100 mil votos que fueron arrebatados al PRD en el proceso electoral 2015-2016 por otras fuerzas políticas, sobre todo el Partido Movimiento de Renovación Nacional (Morena), por lo que de acuerdo a cálculos de los mismos perredistas el descuento en prerrogativas será cercano al millón de pesos. Sin votos y sin dinero, el PRD ve pasar sus mejores días como partido de oposición en la entidad. 
 Otro conflicto al interior del partido, que se ostenta como de izquierda, es la falta de transparencia en el manejo de los recursos públicos, toda vez que los comités estatales no rinden cuentas de los gastos de las prerrogativas partidistas. De tal manera que hasta la fecha se desconoce el uso de los recursos públicos por parte del actual presidente del comité ejecutivo estatal con licencia, el diputado local Carol Antonio Altamirano, quien deberán entregar el cargo a un presidente interino. 
 Hoy los grupos que se disputan la dirigencia estatal están a la espera de que la Comisión de de Finanzas y Fiscalización del comité ejecutivo nacional audite al comité ejecutivo estatal, ante la evidente bancarrota en que se encuentra el instituto político. 
 Esto cuando el PRD estatal vive una luchas intestina más por la dirigencia y cuando se prepara para el proceso electoral del 2018, donde las perspectivas no son nada buenas, sobre todo por el descrédito de sus dirigentes y representantes populares.
Noticias de Oaxaca.com