13 feb. 2017

PRI y PAN están miedosos de una hija de albañil ¡Qué bueno!: Delfina Gómez


12 de febrero de 2017.– Delfina Gómez, precandidata de Morena al gobierno del Estado de México, es una”hija de albañil”, como ella misma se describe, quien luego de años de servicio como docente, se dio cuenta que para acabar con el mal gobierno había que hacer política. 
 “He aprendido que si no estás dentro (de la política), aunque tengas muy buenas intenciones, es muy difícil que hagas algo porque no tienes el poder de tomar decisiones ni de incidir. Si no hubiera sido alcaldesa no hubiera podido bajarles el sueldo a los funcionarios”, dijo. Y es que luego de ser maestra por 34 años, Delfina Gómez se convirtió sorpresivamente en la alcaldesa de Texcoco, donde su primer medida fue bajarse el sueldo y el de todos los funcionarios públicos de alto rango en la demarcación. 

 “Fui una candidata atacada por no tener experiencia política, por ser mujer, porque no era militante de ningún partido. Me critican por ser ‘una vieja’, por ser una ‘maestrita’. Es verdad, soy mujer y sin experiencia. ¿Pero qué creen? Gané. Gracias a que los texcocanos así lo decidieron”, comentó. 
 Para Gómez Álvarez, está claro que su actual candidatura al gobierno del Estado de México, como la abanderada del Movimiento de Regeneración Nacional representa un peligro para los beneficios que a lo largo de los años han ganado grupos políticos como el Grupo Atlacomulco, integrado por esferas priistas de gran poder. “Están miedosos. Me da mucho gusto que le tengan miedo a una ciudadana como yo, hija de un albañil, no hija de ningún pudiente. 
¡Qué bueno! También nosotros tenemos voz, la clase media, las mujeres, los trabajadores, la gente que venimos desde abajo. También tiene voz la gente que olvidan y no toman en cuenta”, dijo en entrevista para La Jornada. “Yo puedo abrir brecha y hacer el cambio en el estado de México. 
No tienes que tener esa alcurnia como la de Alfredo del Mazo ni puestos políticos como los ha tenido Josefina Vázquez Mota, quien fue candidata a la Presidencia, ni tampoco tienes que tener padrinos políticos. Sólo se necesita esfuerzo, constancia, tenacidad y sobre todo coherencia para llegar a ser una buena gobernadora”. Según la candidata, además del hartazgo que sienten los mexiquenses y que los ha hecho despertar contra el PRI, que ha gobernado la entidad por más de 90 años, su carta fuerte es que ella es honesta. 
 “Tengo la conciencia tranquila, no me corrompí ni me voy a corromper. Ofrezco un cien por ciento de honestidad”, indicó. Sus palabras pueden ser sustentadas por sus actos durante la presidencia municipal de Texcoco (2013-2015), pues además de bajarse el sueldo y decidir que no se compraría ningún carro para funcionarios, comenzó una serie de obras de infraestructura que distinguieron su gobierno y políticas públicas a favor de la niñez y la juventud. 
 “Se hicieron muchas obras, en dos años construyó techumbres en 18 escuelas, se creo un programa de útiles escolares, se construyeron espacios para jóvenes, se hicieron obras para los patinetos, se dio apoyo para el transporte a los estudiantes; en cultura, se creó el Festival Vientos de la Montaña, en honor a la gran tradición de músicos; se iniciaron las ferias de libro. Se mejoró Texcoco y así sigue con el actual alcalde de Morena”, apuntó. 
 En una entrevista para San Juana Martínez, Gómez contó sus orígenes, así como las razones que la llevaron a buscar la candidatura y la manera en la que tiene planeado hacer su gobierno. “Soy hija de albañil”, indicó para poner en claro su punto de partida, “tres de mis hermanos murieron por la pobreza”. 
 La maestra de 55 años, pasó una infancia difícil, pero a los 15 años, cuando trabajó de institutriz supo lo que realmente quería, contó: “desde que empecé como institutriz con tres niños supe que eso era lo mío. Mi primer año como docente fue en el primer grado, y cuando empecé a recibir su agradecimiento en cartitas con dibujitos y ‘te quiero’, ahí dije: ‘no me equivoqué'”. 
 Luego de 34 años de servicio, decidió cambiar la manera de ayudar a las personas y aceptó ser la candidata para la presidencia municipal de Morena y más tarde se convirtió en diputada federal. Actualmente Góme Álvarez se enfrenta a las estocadas del PRI y PAN quienes han intentado impugnar su nominación para la gubernatura, pero para ella, estas entidades políticas no tienen cabida pues apuestan por la compra de votos en un contexto de hartazgo y una sociedad que pide transparencia. “Lo único que veo es que ahorita llevo dos impugnaciones del PAN. 
Y pues lo traduzco en que es algo que está haciendo el PAN con beneplácito del PRI. Eso me deja entrever que el objetivo es Morena. Ya es PRIAN en contra de Morena, le van a dar toda la lucha y toda la pelea, por eso están nerviosos y están haciendo esas acciones”, dijo para Sin Embargo. “Tienen miedo de perder todos los beneficios que han tenido. Nos tienen miedo”. 
 Vía La Jornada.