27 abr. 2017

Esta secándose, el río Cortijos, en Cuajinicuilapa

El que suele ser caudaloso en tiempos de aguas –y donde han muerto algunas personas por cruzarlo a pesar de ello, en épocas en que el puente no existía–, ahora está yéndose gota a gota, como consumido por el arenoso paladar que lo soporta, como suele ocurrir en tiempos de secas. 
Pero apenas estamos por llegar a mayo y el río Cortijos –en este lugar que conocemos como La Presa–, el río está dejando de fluir, está yéndose, pues la cantidad de agua que amasó en la temporada de lluvias pasada fue menor, en relación a las anteriores, pues todavía en fechas similares solía pasar sus aguas por su cause natural –formando cortinitas de agua, preferidas por los niños para bañarse y ser acariciados por esos dedos de agua–, pero ahora el paso está seco y caliente.
La escasa agua que corre se deriva hacia los canales de riego de tan fértiles tierras, las cuales ahora no producen por falta de agua, y los ganaderos y campesinos tienen que peleársela. 
Algunas personas atribuyen esta sequedad al daño ambiental que las poblaciones humanas hemos hecho y estamos haciendo al entorno, al planeta. Y se teme, pues la sequedad trae consigo carencias e infelicidades. 
Aunque ahora comienza a hablarse de que realmente el agua no se escasea, no está acabándose, sino que es un proceso de transformación de la materia, y que después vendrán abundantes lluvias y abundantes aguas correrán por estas ahora resecas playas, rocas, pavimento.
FUENTE DIARIO ALTERNATIVO.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario