3 may. 2017

Crece 76% delincuencia juvenil en Oaxaca


Constantino fue arrestado cuando tenía 15 años y en el momento de la entrevista ya llevaba más de un año y tres meses privado de su libertad en la Dirección de Ejecución de Medidas para Adolescentes (DEMA, antes Consejo Tutelar de Menores) por su presunta participación en el homicidio de una persona de 58 años edad. A los 10 años empezó a trabajar como chofer de un mototaxi en Tlacolula, donde empezó a juntarse con personas mucho mayores que él, uno de más de 20 años y otro de alrededor de 42 años de edad. 

“Ellos fueron a matar a ese señor que por venganza; lo mataron a palazos y machetazos, yo no siquiera andaba con ellos”, asegura. Con base en los casos en el Juzgado Especializado en materia de Justicia para Adolescentes, la participación de menores de edad en crímenes de alto impacto va en aumento. 
 El documento Indicadores Sobre el Derecho a un Juicio Justo del Poder Judicial del Estado de Oaxaca, señala que en 2014 se registraron 82 casos de conductas ilícitas que fueron llevadas ante un juez; la cifra aumentó en 2015 a 145; es decir, 76 por ciento más. En 2014 los adolescentes estuvieron involucrados en tres secuestros –dos de ellos agravados, y uno más, agravado en grado de tentativa–, en 12 homicidios, en 14 casos de lesiones, en 30 casos de violación sexual, y en 11 de robo, entre otros delitos. 
 La violación equiparada representó 21.9%; violación, 10.9%; violación tumultuaria 3.6% y abuso sexual 6%. Otros delitos que ocuparon un alto porcentaje en este año fueron Otros Homicidios 10.9%, homicidio 3.6%, lesiones 8.5% y lesiones calificadas 8.5 por ciento. El 2015, sumaron 56 casos delitos sexuales, 36 de lesiones, 18 de robo, 7 de homicidio y 5 secuestros. La mayor incidencia fueron las lesiones con un 16.3%, 23. Sin embargo, los delitos sexuales también ocuparon un alto índice: violación equiparada 13.4%, 19 casos; violación 1.4%, 2; violación tumultuaria 1.4%; otras violaciones 2.8% y abuso sexual 12.7%. Además, algunos enfrentaron procesos por tentativa de homicidio, daños, violencia intrafamiliar, contra la salud en su modalidad de posesión de narcóticos con fines de suministro, estrupo, allanamiento de morada, uso indebido de uniformes, privación ilegal de la libertad en su modalidad de la sustracción del menor del seno familiar y corrupción de menores de edad. A octubre de 2016, de acuerdo con el Juzgado Especializado en materia de Justicia para Adolescentes, se presentaron 28 casos de delitos sexuales, 19 de lesiones, ocho de homicidio, y un caso de secuestro. 
 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su informe “Violencia, niñez y crimen organizado”, advierte que la presencia de grupos dedicados a actividades delictivas en las zonas o comunidades más pobres y excluidas suponen un riesgo para los adolescentes de estas áreas. 
 “Estos grupos, aprovechándose de las condiciones de vulnerabilidad en las que se encuentran estos niños y adolescentes, los captan para utilizarlos en diversas actividades asociadas a su actuar, desde la vigilancia (o “alconeo”), a actividades de carácter delictivo (como la extorsión o el traslado y venta de drogas) y el ejercicio de acciones violentas (como el secuestro y el sicariato)”.​

No hay comentarios.:

Publicar un comentario