5 may. 2017

Don Che Luna y sus manos mágicas


Santiago Jamiltepec.- Santa María Huazolotitlán, una comunidad indígena situada en la Costa Chica oaxaqueña a tan sólo 30 minutos de Pinotepa Nacional, aquí nació hace 82 años, uno de sus mejores artesanos en el tallado de madera: José de Luna López, indígena mixteco, un hombre sencillo, humilde, de hablar pausado, porta cotón y calzón, lleva en sus años la fuerza y creatividad que le ha dado fama y que lo ubica hoy como uno de los íconos y pioneros en la elaboración de máscaras en todo el país. 

 Don José no sabía -ni se imaginaba- que iba a ser un gran mascarero, pues su trabajo lo combinaba con la música y la danza, ejecutando el violín en las danzas del pueblo. "No todo fue fácil, ni sencillo, al principio nadie compraba mis máscaras. Hasta que perfeccioné la técnica en el tallado de madera", explica. 
 "Agradezco al maestro artesano de Pinotepa de Don Luis, Filiberto López Ortiz, la enseñanza que recibí para mejorar mi técnica en la elaboración de máscaras y distintas artesanías de madera, él fue mi único maestro", explica Don Che Luna como es conocido en toda la región, al recordar que esta actividad la inició cuando tenía 16 años. 
 "Cuando se acercaba la fiesta del Carnaval, los danzantes sufrían mucho porque las máscaras las compraban en Huaxpaltepec o hasta Pinotepa de Don Luis, por lo que empecé a hacer mis máscaras, las primeras fueron muy feas, pero al menos ya tenían a un mascarero", recuerda. 

 Reconocido en varios medios 
 Don Che se especializó en las máscaras de tigres, panteras y seres imaginarios que le han dado fama a Santa María Huazolotitlán. Estas obras de arte que lo caracterizan como el gran maestro en el tallado, son motivo para diversos reportajes de radio, televisión, periódicos, libros y revistas. 
 En el libro Mexican mask, escrito por Donald Cordry, de la Universidad de Texas Press y Austin and London, editado en 1978 hace un reconocimiento al trabajo de Don Che. 
También en 1980 obtiene el segundo lugar en el sexto Premio Nacional de Arte Popular convocado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). También escritores oaxaqueños han dado difusión a las habilidades artísticas de Don Che, en el libro Artesanas y Artesanos: creación, innovación y tradición en la producción de artesanías, escrito por el doctor Jorge Hernández Díaz, donde se exponen las problemáticas que se enfrentan para la producción y comercialización de sus piezas. El periódico El Sol de México con fecha 5 de mayo de 1981 destaca en sus páginas el prestigio del artesano José de Luna, como un auténtico maestro mascarero y tallador de madera en la región de la Costa de Oaxaca y por haber ganado el concurso en el tallado de un Cristo. 
 Sin duda, el éxito del maestro Che estriba en la experiencia que adquirió desde muy joven para la elaboración de artesanías de madera, especialmente las máscaras. En 1990 recibe un reconocimiento por el fomento cultural Somex y el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (FONART). 
 Respetado en su comunidad 
 El prestigiado artesano consolidó -por iniciativa de autoridades locales- un grupo de jóvenes de Huazolotitlán para que incursionaran en el arte del tallado de madera. De esta forma egresaron tres generaciones de 10 alumnos cada una; lo que expandió el número de talladores en la comunidad. Ahora, Huazolotitlán es famoso porque en cada barrio y colonia siempre encontrarás artesanos que tienen talleres de artesanías. 
 En la comunidad lo respetan y admiran por la enseñanza que ha dejado a las nuevas generaciones de artesanos. Sencillo como siempre, Don José siempre acude a las fiestas regionales y exposiciones, carga en sus hombros un gran morral llena de máscaras, artesanías de animales y hasta los llaveros que sirven como un recuerdo. Un hombre tímido Don José es un hombre tímido y de un lento hablar, casi no menciona sus logros. 
En nuestra visita a su domicilio, en el Barrio Ñucahua, nos mostró en una carpeta que guarda celosamente sus fotografías, diplomas y reconocimientos. Uno de ellos fechado en octubre de 1994 y firmado por el entonces Secretario de Comercio y Fomento Industrial, Jaime Serra Puche y por el Gobernador del Estado de México, Emilio Chuayffet, por su participación en la exposición y concurso nacional de artesanías, forma, color y textura.
 José de Luna López tiene habilidades para el baile de danzas tradicionales como Los Chareos, La tortuga y Los plomudos. Toca el violín, el cajón y la guitarra, es un consejero dentro de la comunidad. A sus 82 años de edad, Don Che es un gran ejemplo para los jóvenes y adultos de Santa María Huazolotitlán, en el tallado de madera.