13 may. 2017

Impune actividad, la de apartar estacionamientos


Los ocupadores de espacios nunca se fueron de las calles de la ciudad de Oaxaca; hasta con huacales apartan el espacio de estacionamiento en plena vía pública. Obstaculizar y privar de un cajón vehicular a un ciudadano es motivo de infracción, según el reglamento vigente; la intervención decembrina del Poder Antigandalla lidió con obstáculos en las calles de la colonia Reforma y del Centro, al parecer sin resultados"Busco lugar por horas pero todos se creen dueños de la calle y ponen sus chingados huacales", "yo trabajo aquí al lado y quien aparta el espacio se va toda su jornada y regresa en la noche, ¿y yo a qué hora me estaciono?"; son quejas de algunos conductores. 

 Constitucionalmente la ciudadanía puede denunciar ante las autoridades, la colocación de objetos abandonados o colocados en la calle y que obstruyan maniobras en la vía pública, las personas que coloquen los objetos recibirán como infracción el despojo de aquella pertenencia, la cual podrán reclamar en un lapso de 30 días hábiles si paga la debida infracción en el ayuntamiento. Desde diciembre de 2016, la participación del movimiento “antigandalla”, disminuyó su actividad como un grupo vigilante ciudadano; lo más destacado han sido sus publicaciones en redes sociales donde retiran señales y otros obstáculos, o la más reciente sobre el garrafón blanco que utilizan en el Palacio Municipal, para apartar los lugares de funcionarios públicos. 
 Pero es desde el año pasado que no realizan una jornada de limpia similar a la que gestionó el creador del movimiento, Arne aus den Ruthen, quien junto a la compañía de la policía vial y municipal de la capital, además de otros 35 brigadistas voluntarios, retiraron toneladas de estos obstáculos, pesadilla de automovilistas oaxaqueños con prisa para llegar a su destino. 
 La parte legal Con fundamento en el artículo 88 del Reglamento de la Policía Vial del municipio Oaxaca de Juárez, se prohibe poner obstáculos en la vía pública; con fundamento en el artículo 785 del Código Civil del estado de Oaxaca, los ciudadanos tienen la facultad para entregar a las autoridades objetos abandonados en la calle, como lo son las piedras y huacales que sólo sirven para apartar lugar y no tienen otro fin.