5 may. 2017

Los niños afros reclaman respeto


Santiago Jamiltepec.- A partir de la década de 1990, comunidades y pueblos del litoral de la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca comenzaron a crear organizaciones para demandar mejores condiciones de vida en sus territorios y su reconocimiento como pueblos con características propias, una de las más recientes de este movimiento es la organización AFROCOSTA de la localidad de Santa María Chicometepec o la Boquilla, como se le conoce localmente. Desde esta comunidad oaxaqueña, conformada en un 85 por ciento de raza negra, los niños exigieron respeto a sus derechos en el marco de la celebración del Día del Niño Afromexicano, el primer festejo en su tipo en toda la franja costera de Oaxaca. 

 Durante el Primer Festival del Niño Afromexicano, los infantes bailaron, cantaron, declamaron poesías sobre la discriminación y mostraron parte de su cultura con danzas infantiles de los diablos, la tortuga, entre otros. Se destacó la participación de la primera banda llamada La Afromexicana, una agrupación que recibió los instrumentos por parte de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), quienes interpretaron chilenas propias de esta zona costeña. 
 Los niños entrevistados coincidieron en señalar que ellos merecen igualdad, por lo tanto deben incluirlos en todas las actividades sin importar su condición. También en sus poesías señalaron que tienen Derecho a no ser discriminados. "Que todas las personas aprendamos a respetar sin juzgar clase económica, social y religión. Realizar campañas de vigilancia para que se cumpla el derecho a la no discriminación en las escuelas, localidades, municipios y en todos los estados del país", dijo José Antonio Terrazas, un pequeño de esta comunidad. 
 Pedro Saguilán Bernal, organizador del evento y representante de la organización AFROCOSTA, señaló que con la celebración del Día del Niño, los pequeños de las comunidades negras pretenden generar acciones para hacer visible e impulsar acciones afirmativas en favor de los afrodescendientes de esta región. "Exigimos que el gobierno cumpla el derecho a la libertad de expresión, a través de brindar espacios para todos, a fin de dar a conocer nuestros sentimientos, planteamientos y opiniones con respeto, diálogo, armonía, honestidad, dignidad y amor sin transgredir a los demás". Origen del movimiento negro El movimiento negro tiene sus inicios por el conocido padre Glyn Jemott Nelson, sacerdote católico, radicado en el Ciruelo, municipio de Pinotepa Nacional y oriundo de Trinidad y Tobago, quien realizó el primer encuentro de pueblos negros en 1997. Este evento dio lugar a la constitución de la Asociación Civil México Negro. Esta organización tiene como objetivos luchar por el reconocimiento constitucional de la población afrodescendiente de México; combatir las prácticas discriminatorias; emprender acciones para visibilizar a las personas de color, promover el desarrollo económico, social y cultural de los habitantes de las comunidades afromexicanas, entre otros. 
 Estadísticas De acuerdo con la primera encuesta intercensal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) del año 2015 en México hay más de un millón de personas afromexicanas y representan el 1.2 por ciento de la población nacional. Más mujeres se declaran afrodescendientes que hombres. Hay 704 mil 929 mujeres que autoadscriben o se identifican afrodescendientes y 676 mil 924 hombres. En el 2013 y 2014, los negros fueron reconocidos por la constitución local de los estados de Oaxaca y Guerrero. 
Ahora están luchando para que la constitución federal los reconozca como tal y así el estado mexicano salde su deuda histórica con la ciudadanía afromexicana. Dicho reconocimiento les permitiría destinar las partidas presupuestales para el desarrollo económico, cultural y social de las comunidades negras de México. 
Los pueblos han sido y siguen siendo marginados e ignorados en los aspectos del orden jurídico. Dichas comunidades viven en condiciones de desigualdad y extrema pobreza, colocándoles en situaciones de vulnerabilidad y discriminación que daña y lastima lo más excelso de un ser humano, su dignidad humana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario