21 jun. 2017

Consume Oaxaca ganado "de desecho"


Gran parte de las vacas "pintas" que se sacrifican en los Valles Centrales para consumo humano, podría estar enfermo de mastitis y tuberculosos, debido a que introductores de ese ganado procedente de Puebla y Queretaro, trabajan con "luz verde" de las autoridades federales y estatales, señaló el ganadero Anselmo Diego Vasquez. 
 El ex presidente de la Unión de Introductores de Ganado a los Valles Centrales, explicó que los introductores de ganado de desecho entran sin ningún problema a Oaxaca, porque a las autoridades en Oaxaca del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria ( Senasica) no les dicen que son ejemplares para sacrificio, sino para repasto, es decir para vida.

Diego Vásquez agregó que se llaman vacas "pintas" porque ha terminado su ciclo de vida productiva. Los introductores de ganado de desechos encuentran un mercado muy amplio en Oaxaca, porque aquí toda la matanza es espalda de las autoridades sanitarias. Los tablajeros de Ejutla, Tlacolula, Etla, y todo el valle, compran reses no certificadas y las sacrifican en sitios insalubres. "La situación sería muy distinta si existiera un rastro tipo TIF. 
En un centro de sacrificio tipo TIF, sí existe control sanitario y se garantiza la calidad de los cortes". "Ninguna autoridad tiene control sobre la matanza de reses y cerdos para consumo humano. 
Además, muchos tablajeros prefieren comprar vacas de desechos procedentes de Puebla y Querétaro, porque son muy baratas", afirmó. Mientras un par de reses de calidad óptima alcanzan un costo de 58 mil pesos, una mancuerna de vacas "pintas" no cuesta más allá de los 13 mil pesos. 
Muchos tablajeros dicen abiertamente que no tienen ningún problema, porque no hay vigilancia sanitaria. Por ello, "la mayor parte del ganado vacuno que se sacrifica en el Valle para consumo humano, es de desecho y puede tratarse de animales con mastitis y tuberculosis, representando con ello un grave riesgo para la salud de los consumidores".