15 jun. 2017

Venta de madera ilegal en Central de Abasto de Oaxaca


El mercado de abasto está constituido como uno de los principales puntos de venta de madera extraída ilegalmente de los bosques de Oaxaca, no obstante su comercialización se lleva a cabo de manera pública y sin restricción. 
 De acuerdo con datos de la Comisión Estatal Forestal (Coesfo), a este punto llega parte de la madera saqueada de la Sierra Sur, pero no se tiene un estimado de la cantidad que ingresa para su comercialización.
El mercado de madera está ubicado sobre las riveras del Atoyac en la capital del estado en un espacio de 200 metros de largo por 15 de ancho que alberga 86 locales comerciales en los que se pueden comprar polines, tablas, reglas, tiras en rollo, vigas, morillos y hasta aserrín. 

 De acuerdo con los comerciantes de la zona la madera es traída de Santiago Textitlán, Sola de Vega, Miahuatlán, Zimatlán, San Bartolo Coyotepec, San Pedro el Alto, entre otros lugares de la Sierra Sur. Los comerciantes consultados admitieron carecer de permisos oficiales bajo argumento de lo costoso que resulta su obtención, sin embargo al estar inscritos dentro del padrón de contribuyentes pueden emitir facturas por las ventas que realizan. 
 Oaxaca con los bosques más talados 
 En México los más grandes bosques se encuentran en Durango, Chihuahua, Michoacán, Oaxaca y Jalisco. Están constituidos principalmente por pinos, aunque también hay encinos, cedros blancos y oyameles. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) Aportan más de 80 por ciento de la producción del país para la fabricación de papel, madera y muebles. 
 El Inegi afirma que en México se han cortado más árboles de los que se han sembrado, “los bosques no se han recuperado y existen especies que están en peligro de extinción como el oyamel y el ciprés en el caso de los bosques; y en las selvas la caoba y el ébano”. 
 Los bosques y selvas más afectados son los del sur del país especialmente los estados de Oaxaca, Chiapas, Campeche y Quintana Roo; y en menor proporción, Michoacán, Guerrero, Puebla y Morelos, afirma el Inegi. De acuerdo con estimaciones de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) tres de cada nueve árboles extraídos de zonas boscosas de Oaxaca, son de tala ilegal, situación que ubica a la entidad dentro de los puntos rojos por saqueo de recursos maderables a nivel país. 
 La tala ilícita ha dado pie a la proliferación de aserraderos que no cuentan con permiso para trabajar la madera, sin embargo éstos son encubiertos incluso por las propias autoridades municipales y agrarias.