15 jul. 2017

Google soltará 20 millones de mosquitos infértiles para reducir la propagación del Zika


Las investigaciones centradas en el virus del Zika y las pruebas de las primeras vacunas avanzan a paso firme, pero no lo suficiente cómo para ofrecer una solución inmediata a un problema que aún preocupa a las autoridades sanitarias. 
El número de casos es mucho menor que las cifras del 2016, pero lo que más preocupa son las secuelas que este virus causa en los embarazos, donde los hijos tienen una alta probabilidad de nacer con microcefalia. Con esto en mente, la empresa Verily, subsidiaria de Google, se ha propuesto atacar el mal de raíz al reducir la población del principal vector del virus del Zika, el mosquito Aedes Aegypti. Verily asegura que, en conjunto con las autoridades sanitarias, soltarán cerca de 20 millones de mosquitos machos infértiles en el condado de Fresno, California, en un periodo de cinco meses.

 El objetivo es que al intentar reproducirse, los huevos que produzca la hembra no se desarrollen correctamente y nazcan pocas crías, reduciendo así la población de mosquitos Aedes Aegypti, que transmiten no solo Zika, sino también Chikungunya, Dengue, y otras enfermedades. Volver a los mosquitos machos infértiles implicó la utilización de un microorganismo llamado Wolbachia, que no representa peligro alguno para los humanos, pero en los mosquitos causa la génesis de crías aberrantes. 
Además, la Wolbachia tiene otra propiedad que amplía el alcance de esta estrategia para el control de vectores. Resulta que la bacteria se transmite a las pocas crías que vayan naciendo, es decir, que la población se irá reduciendo con cada generación. Otros estudios han argumentado además, que los mosquitos infectados con Wolbachia muestran una inmunidad a convertirse en vectores del virus del Zika. 
Si bien el mecanismo no esta esclarecido, muchos científicos argumentan que esto se debe a la competencia por los recursos celulares entre el virus del Zika y la bacteria Wolbachia, resultando esta última la que gana la batalla. Verily asegura que los mosquitos que van a liberar no pican ni transmiten enfermedades. Sin embargo, la población debe estar consciente de que hay otras formas de transmisión del Zika, como lo es la vía sexual o de una madrea al feto a través del embarazo.