5 jul. 2017

Padre de Antony, niño encadenado y torturado en México, es de Tecoanapa


TECOANAPA, GRO. Pascual Castro, padre del menor Antony Castro, de 7 años de edad, quien fue sometido a tortura y maltrato por sus tíos en la Ciudad de México, es originario del municipio de Tecoanapa, mientras que la madre del pequeño es una ciudadana de Estados Unidos. La identidad del padre de Antony se conoció al divulgarse mediante medios y redes sociales la fotografía de su madre, Dawn Sanders, así como declaraciones del padre, Pascual Castro.
 De inmediato, en Tecoanapa se dio con el origen de la familia. Incluso, una fuente reveló a este medio que el abuelo del pequeño Antony, es don Rogelio Castro Pioquinto, consejero de la Casa de Justicia de Tecoanapa, del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSJC) de la UPOEG.
De hecho, de acuerdo con las declaraciones del padre del menor torturado, cuando él tuvo que migrar de nuevo a Estados Unidos para trabajar, dejó a su padre y a su madre la custodia de su menor hijo, siendo éste un bebé, pero después la abuela lo mando con su hija Olivia Castro a la ciudad de México. 
Los tíos de pequeño lo tenían encadenado, desnudo y desnutrido, y fue rescatado por la policía capitalina mediante una denuncia ciudadana, a finales de junio. Como se recordará, la semana pasada, a través de la televisión y redes sociales, se dio a conocer que un menor de edad de nombre Antony, fue rescatado de la casa de sus tíos en la delegación Gustavo A. Madero, de la Ciudad de México, quienes tenían al menor encadenado en un cuarto de azotea. 
El pequeño también presentaba quemaduras de cigarro en su cuerpo y una severa desnutrición. El niño estaba bajo el cuidado de sus tíos Olivia Castro y Juan Carlos Loeza, ambos originarios del municipio de Tecoanapa. La mujer es hermana de Pascual Castro, quien vive en Estados Unidos. Éste explicó que se casó con la estadunidense Dawn Sanders, con quien procreó a Antony, pero no hizo vida se divorciaron. Al venirse a México, Pascual Castro pidió la custodia de su hijo, y el gobierno de los Estados Unidos se la concedió, siendo el pequeño de apenas 7 meses de edad. Narró que su hijo nació en Estados Unidos, y al ganar la custodia el pequeño le fue entregado directamente por autoridades de ese país en el aeropuerto de Acapulco. 
 Todavía no cumplía un año, cuando Pascual Castro se regresó a los Estados Unidos, como migrante, para trabajar, dejando a sus padres al cuidado del menor. Sin embargo, cuando el niño cumplió 3 años, la abuela lo entregó a Olivia Castro, hermana de Pascual. El padre dijo que él estuvo de acuerdo con esta decisión, porque se le prometió que el niño estudiaría inglés, para posteriormente llevarlo a Estados Unidos. “Soy migrante, soy mexicano y soy de Guerrero. El CPS de Estados Unidos me llevó al niño al aeropuerto Acapulco, antes de cumplir un año. Tenía 11 meses, yo gané la custodia y me dieron la custodia allá”, dijo. Agregó. “Yo lo deje con mis padres y me vine porque necesitaba trabajar. Ya cuando cumplió tres años fue al kínder allá en mi pueblo en Guerrero, pero como yo quería que él estudiara en la Ciudad de México, porque ahí hay colegios de kínder, que llevan una hora, dos horas de clases de inglés”. 
Pascual Castro dijo que su hermana le mandó fotos del niño apenas el pasado mes de marzo, cuando fueron a la feria de su pueblo, en Tecoanapa, y un video del kínder donde supuestamente asistía el menor. El padre de Antony se enteró por medio de redes sociales de cómo tenían a su hijo. "Yo las miré, me partió el corazón, al verlo; dije, no puede ser, ¿por qué?, ¿por qué mi niño? No es humano lo que la gente hace con los niños. Algo, uno debe pensar con la cabeza y si uno no los quiere o los trata mal, hubieras hablado 'Hey no puedo tenerlo', o algo así". Mencionó que la casa donde vivía Antony también era habitada por un policía de la Ciudad de México. “Es yerno del señor Juan Carlos Loaeza, esposo de Olivia; el nombre del policía es Francisco, pero no he tenido comunicación con mi familia para saber su apellido”, dijo. Indicó que reclamará a su hijo, y que un congresista estadounidense, lo ayudará a repatriarlo. “Me dijo que en dos semanas el niño puede estar en San Diego”. Narró que Antony tiene un hermano de 3 años y que está en la casa de sus abuelos. Además de que otra niña, que sólo lleva los apellidos de Pascual, fue dada en adopción, debido a que la mamá aparentemente tenía problemas con las drogas. Encuentran a la mamá Entre tanto, la madre del menor fue localizada en los Estados Unidos. 
Dawn Sanders vive en San Diego, California, según el programa de Denise Maerker, en el noticiero 10 en Punto. Un reportero de la cadena Univisión mostró a Dawn Sanders las fotografías del estado en el que fue encontrado su hijo. La mujer no pudo contener sus lágrimas. Sanders hizo una declaración en español: “Yo sé que no fue una esposa muy bien, pero una mamá mal no fui, nunca, y lo siento por no ser una esposa bien, mis hijos no deben pagar por eso”. Actualmente la custodia de Antony la tienen autoridades de la Ciudad de México. El pequeño se recupera de los estragos físicos y psicológicos que padeció durante 4 años. Los hechos Autoridades de la delegación Gustavo A. Madero y de la procuraduría capitalina rescataron el 27 de Junio a Antony, un menor de edad que se encontraba en cautiverio; presenta huellas de tortura y un posible daño sicológico. El pequeño fue encontrado en un cuarto, con las luces apagadas, debajo de unas cobijas, y presentaba golpes en la cabeza, quemaduras de cigarro en la espalda y además de evidente grado de desnutrición. Al momento de ser rescatado comentó que constantemente sufría de abusos. En el hospital en el que se encuentra, bajo el resguardo de la procuraduría capitalina, ahora ya sonríe, habla, pide golosinas y pregunta por sus tíos captores. La primera valoración médica del menor indican que el castigo al que fue sometido, por más de cuatro meses, le dejó no sólo lesiones físicas sino también psicológicas. No confía en los adultos y por las noches aún se levanta llorando, preguntando principalmente por su madre. 
No se siente querido, pero sí rechazado; los especialistas empiezan a trabajar en este tema. Con terapias y ayuda psicológica piensan regresarle la salud mental al menor. Castro, un irresponsable Fuentes de este medio que conocen a Pascual Castro, señalaron: “Mira de por si Pascual ha sido muy desobligado; primero vino a tirar al niño con su abuela, pero como la señora ya no lo podía cuidar, se lo mandó a su hija Olivia Castro, quien es la que lo tenía como animalito encerrado y maltratado en México”. 
Vecinos de Tecoanapa piden castigo para Olivia Castro, pero también para el padre que abandonó a su hijo, habiendo primero pedido su custodia legal. “Ojalá y le den muchos años de cárcel a Olivia y a su marido. Pero también a Pascual. Mira, desde que el niño llegó a México su padre no se ha hecho cargo de él, por eso anda rodando. S
eguro que no le mandaba dinero a su hermana, por eso no lo trataba bien, ya que no puede ser que ni por teléfono se dio cuenta que el niño no puede ni hablar, eso porque él toma mucho, es alcohólico, por eso no se hace cargo de sus hijos. Da vergüenza que digan que esos desgraciados son de Tecoanapa porque eso no se le hace a un niño. 
Ojalá no se los den, porque sólo se lo van a llevar a Estados Unidos a sufrir, porque es muy desobligado y dicen que su mamá es drogadicta, que por eso le dieron el niño a él, pero que nada más lo vino a tirar”.
POR: SONIA Y. ABARCA/ EL FARO DE LA COSTA.