12 jul. 2017

Sólo 10% de mexicanos usan protector solar: experta


Ciudad de México. En México, tan sólo el 10 por ciento de la población tiene el hábito usar y reaplicar un protector solar, y se estima que a los 18 años de edad una persona ya habrá recibido entre el 50 y 80 por ciento de la radiación solar a la que se debe someter toda su vida, lo cual genera graves problemas de salud. Selene Gutiérrez, académica e investigadora de la Facultad de Medicina de la UNAM, dijo que el porcentaje de mexicanos que tiene cuidado con su piel es muy baja, sobre todo si se consideran que cada año se diagnostican 2 millones de nuevos casos en todo el mundo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

 De acuerdo a datos de la misma organización, señalan que el cáncer de piel es el tumor maligno más frecuente en los seres humanos. En México ocupa el primer lugar de incidencia entre los hombres y el tercero entre las mujeres. La exposición intensa y prolongada a los rayos del sol son el principal causante de esta condición, aunque existen otros factores de riesgo como: antecedentes familiares de cáncer, ser de raza blanca, tener los ojos de color azul, ser rubio o pelirrojo y la presencia de más de 50 lunares en el cuerpo. 
 Para la especialista de la UNAM los niños son quienes se exponen a los rayos del sol en mayor medida, dos o tres veces más que los adultos, principalmente porque los menores tienen más actividades al aire libre, sobre todo entre las 11 y 16 horas, que es cuando hay mayor radiación ultravioleta y, por lo tanto, tienen más riesgo de quemaduras, que representan la pérdida de la barrera epidérmica. Por ello, dijo, se debe tomar en cuenta que la piel de los niños tiene menos capacidad de sudar y la extensión de las quemaduras es mayor porque su cuerpo es más pequeño. A través de un comunicado, la dermatóloga explicó que la estructura normal de la piel se pierde por diferentes causas. 
En el caso de las quemaduras por exposición a la radiación solar, la severidad estará determinada por la extensión y profundidad del daño, que dependerá del tiempo de exposición y el tipo de piel. Indicó que las medidas para disminuir el riesgo, sobre todo en niños, es crear el hábito del cuidado contra la radiación solar, fomentar el uso de gorras y ropa especial para evitar quemaduras, así como la utilización de fotoprotectores y filtros solares. 
 En caso de que sufran de quemaduras, la especialista aconsejó llevarlos a la sombra, lavar la zona o meterlos a la regadera con agua fría o tibia, sin usar jabón; evitar irritantes como alcohol, no frotar y aplicar cremas con aloe vera o agua termal, que contribuyen a disminuir el ardor. En caso de tener ampollas se debe acudir al médico, porque puede haber infecciones que compliquen la situación. 
 La Jornada