9 abr. 2018

“Clonan” a campesinos para desviar 3,500 MDP de Sagarpa


Nuevos documentos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) revelan una operación secreta de desvío de recursos en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), que alcanza los 3,500 millones de pesos en daño al erario público; estos recursos habrían estado destinados para campesinos, cuya información fue “clonada” en orden de llevar a puerto la estafa. La mañana de este lunes, Carlos Loret de Mola, vía radiofónica, dio a conocer algunos detalles de esta investigación de la ASF. 

De acuerdo a lo revelado por el periodista, se utilizaron tres métodos de recolección ilegal de recursos públicos; el primero de ellos fue la “clonación” de campesinos, que consiste en duplicar la información del beneficiario para justificar la erogación. Tanto firmas como huellas dactilares, habrían sido repetidas cientos de veces en orden de hacer parecer que una multitud de campesinos recibía el beneficio; en realidad, el dinero se repartió entre algunos cuantos, “el resto serían firmas patito, huellas clonadas para justificar ante la ASF que la partida presupuestal había llegado a su destino”, escribe en su reportaje.
 El segundo método es el de “doble mesa”, que operaba directamente en las mesas de apoyo que Sagarpa instalaba en las comunidades; ahí, funcionarios de la dependencia habrían hecho firmar a los campesinos que estaban recibiendo 1500 pesos de apoyo, mientras que, en la segunda mesa, el efectivo se veía reducido a 800 o 900 pesos, el resto “se perdía”.
El tercero es el esquema conocido como el de “la estafa maestra”, por medio del cual, la Sagarpa eroga recursos públicos a universidades u otras instituciones del estado, con el fin de brincarse la obligación de licitar. Las instituciones del estado que reciben los recursos, universidades públicas en este caso, subcontratan empresas fachada para lavar el dinero y convertirlo en efectivo limpio. 
 De hecho, la Sagarpa fue una de las dependencias señaladas por el magno reportaje de Animal Político, y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, La Estafa Maestra, por haber desviado 220 millones de pesos a través de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Este desvío habría sido operado durante el ejercicio fiscal de 2015, ejerciendo los recursos del Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria de Sagarpa. 
El escándalo entonces, se dio porque los documentos emitidos por la Sagarpa a la ASF para justificar los movimientos económicos, contenían citas enteras y párrafos extraídos directamente de sitios como Wikipedia y buenastareas.com; cuando la ASF investigó a los firmantes de estos documentos, muchos negaron categóricamente haberlos firmado, ni haber formado parte de los 32 beneficiarios directos de los recursos robados. 
Por lo cual se deduce que también hubo mal uso de datos personales para la operación del fraude de los 220 millones. Para este nuevo caso de malversación, que llega a los 3,500 millones de pesos, las actuales investigaciones de la ASF ya tienen en la mira a dos funcionarios de Sagarpa por su presunta responsabilidad en el fraude: Ricardo Aguilar Castillo, quien se desempeñaba como subsecretario de la dependencia, y su superior inmediato: José Calzada Rovirosa, el titular de la secretaría. Ambos renunciaron a sus cargos para ser candidatos legisladores del Partido Revolucionario Institucional. José Calzada es actualmente el secretario general del Movimiento Territorial.