11 abr. 2018

La artista de Oaxaca que prefirió vivir en la Franja de Gaza que en México por inseguridad


Hay una artista de Oaxaca que se exilió del país, orillada por la inseguridad, vive con otras dos mexicanas muy cerca de la Franja de Gaza en Oriente próximo, una zona en constante guerra, pero en la que ha encontrado un hogar, que dista mucho de lo que sucede en México, asesinatos de mujeres y lucha contra el narco que deja víctimas colaterales inocentes. 

 En una entrevista para la revista Forbes Katia Huberman de 20 años, declaró que decidió por voluntad propia dejar su natal Oaxaca e irse a vivir a este Kibutts, una comuna agrícola en Nir-Yittzhak, en la que tener noticias de bombardeos es más seguro que caminar por las calles de México, según su percepción. Narró para el medio internacional que llegó hace 10 meses a la zona cuando realizó una visita a Israel y decidió quedarse a vivir, tras participar en un programa de voluntariado a Tel Aviv.  
Ahora colabora en un zoológico en un Kibutts, cerca de la Frontera con Gaza. De origen judío Katia estudió pintura y trabajó para algunas importantes compañías como diseñadora en México, ahora ilustrar con diseños y grafittis los bunkers y refugios antimisiles, no duda en decir que prefiere vivir aquí que en México. “Nosotros que venimos de México, digo, no vivimos en guerra pero también hay mucha violencia en el país. Cosas que como mujer es incluso más difícil la situación en México. 
Y estando aquí me he dado cuenta que me siento más segura de lo que me sentía en México cien por ciento”, señaló para Forbes. Las otras dos mujeres de origen mexicano coinciden en que vivir en esta zona de constantes bombardeos y pruebas de armamento, les resulta, irónicamente, de mayor bienestar y seguridad. Laura Lotem de 58 años es madre de tres hijos que nacieron en Israel. Vive permanentemente bajo la línea de fuego y su escudo protector es un cuarto dentro de su casa que está acondicionado como refugio (shelter) antimisil. 
 Cuenta como en México fue testigo de varias injusticias, desde la triste imagen de ver a una niña a las res de la mañana en una gasolinera vendiendo chicles desamparada, hasta cómo asesinaban a un hombre en una de las calles del centro. “Me da más miedo vivir en la Ciudad de México”. 
 Laura Lotem de 58 años de edad originaria de la Ciudad de México. Detalla que hace más de 40 años visitó por primera vez Israel, cuando participó en una olimpiada en la disciplina de atletismo y gracias a su amor al deporte le dieron una beca para estudiar educación física y decidió quedarse a vivir en este país. 
 Rosy Asher llegó a esta zona fue inicialmente por negocios. Comenta que ella junto con su esposo, al ver que su bienestar económico no era del todo bueno en México, decidieron irse a radicar a Israel. Cuentó a Forbes que el mayor interés por vivir en esta parte de Israel, son sus hijos de 22 y 18 años, los cuales ya se han acostumbrado a vivir aquí. 
De hecho el mayor es técnico militar, está en una base aérea y ya trabaja para el Estados de Israel. “Yo creo que aquí no todo es violencia y no todo es guerra. Nosotros hemos pasado tres guerras aquí, y mientras tengas la alerta que te dice que te cuides, no hay problema. creo que es igual en México, si vas a ir a las zonas peligrosas, desgraciadamente algo te va a pasar”.
Redacción/Forbes