14 abr. 2018

Traumatólogo acusado en Oaxaca pide justicia, no impunidad


Tras su liberación, el médico Luis Alberto Pérez Méndez ofreció este viernes una conferencia de prensa en la que, además de agradecer el apoyo, deseó pronta resignación a los padres del pequeño Edward Luna Trujillo, a quien presuntamente habría asesinado en noviembre del 2017. Acompañado de sus abogados, Pérez Méndez insistió en su inocencia y en el deseo de que este capítulo, que no solo dañó su prestigio, sino que puso en tela de juicio la labor médica, sirva para que en adelante se revise la legislaciòn y se actúe en estricto apego a Derecho. 

“Espero que la familia encuentre consuelo y resignación, quiero reiterar que en ningún momento actué con la intención de lastimar a mi paciente, por lo que considero indignante que el estado lo clasifique así. 
Confío que la justicia se aplique”, dijo. Escueto, Pérez Méndez reconoció que en la tarea que realiza, cualquier médico puede enfrentar una situación similar, por lo que aclaró, no desea impunidad, pero sí que el proceso legal se realice en estricto apego a derecho. 
 Agradeció a su familia y a la comunidad médica, en especial a la Federación Mexicana de Traumatología y Cirugía por el apoyo que le brindaron, lo que a pesar del encierro en el penal lo llenó de entusiasmo. “Seguiré laborando, aun frente a las adversidades, lo acontecido es una experiencia de vida, pero deseo que esto sea un parteaguas para que en adelante se legisle a favor de los médicos y no vuelva a ocurrir algo así”, puntualizó. 
 Por su parte, su abogado Abraham Dávila, coincidió en la urgente necesidad de que se legisle y se eviten situaciones similares en un futuro, al tiempo que aclaró, que la libertad del médico se logró porque se comprobó la existencia de los elementos necesarios y no por presión de ningún tipo.