25 may. 2018

En Oaxaca, ni un peso a proteger la biodiversidad


Si la biodiversidad que coloca a Oaxaca en el primer lugar del país se conserva, es por el trabajo que realizan las comunidades. Las autoridades estatales no han ejecutado una política clara, ni destinado presupuesto para defensa de la ecología y programas ambientalistas. 
 La Coordinadora de la Oficina de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) en Oaxaca, Susana Alejandre Ortiz, desea poder decir lo contrario, pero no puede. 
 Argumentó que desde diciembre de 2016, que inició la nueva administración estatal, a la fecha sólo se ha realizado una reunión con las autoridades estatales y los funcionarios han mostrado ningún interés por firmar algún convenio de colaboración que concrete actividades conjuntas en defensa del medioambiente Alejandre Ortiz abundó: "ni que decir del respaldo a la Estrategia Estatal de Conservación y Uso Sustentable de la Biodiversidad concluida en diciembre pasado y la cual esperarían pudiera aparecer en el Periódico Oficial. 

 “La estrategia está hecha y pensábamos que en este Gobierno pudiéramos avanzar en su implementación”, pero no ve interés de las autoridades estatales de echarla a andar ni de firmar convenios para que se decrete como política pública y se genere un plan de acción. 
 En el ámbito nacional existe una estrategia aplicable en el país para la conservación de la biodiversidad que ubica a México en la quinta posición en el mundo y a Oaxaca en el primer lugar nacional con el 42 por ciento de su superficie territorial como un tesoro de biodiversidad.
 Es en los Chimalapas, en la zona del Istmo, y en la zona Lacandona en Chiapas, donde se encuentra el último reducto de selva alta del país, pero no se ve interés oficial por protegerla. 
 Fondos externos 
 Si la Conabio empezó a operar en Oaxaca fue por recursos del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) que de 2010 a la fecha ha invertido al menos 68 millones de pesos en proyectos de conservación, pero de la actual administración estatal “nada”. 
 “La importancia de la cantidad de endemismos en Oaxaca es muy alta y eso marca la prioridad para exista una política de la conservación de la biodiversidad”, pero han sido las propias comunidades, sin el acompañamiento oficial, quienes han apuntalado historias exitosas de conservación, sobre todo en los bosques de la Sierra Norte. 
 “Antes de que fuera secretaria, cuando era Instituto Estatal de Ecología, si se invertía algo, pero ahora cero, no ha habido nada, ni coordinación, ni dinero, ni firmas de convenio”, dice ante una problemática compleja porque a nivel mundial la biodiversidad se va perdiendo poco a poco.