23 may. 2018

LA MIEL MEXICANA TIENEN UN ENEMIGO EN CASA: LOS CULTIVOS ILEGALES DE SOYA


CIUDAD DE MÉXICO (EFE) - El cultivo ilegal de soya transgénica que persiste en la Península de Yucatán está poniendo en riesgo el comercio de miel hacia Europa, en momentos en que México pretende promover sus productos en otros mercados internacionales. Con motivo del Día Mundial de la Abeja, celebrado el 20 de mayo, la Federación Europea de Envasadores y Distribuidores de Miel (FEEDM) alertó al presidente Enrique Peña Nieto sobre el riesgo de perder la calidad de la miel de la Península por los pesticidas que se usan en el cultivo de la soya modificada. 
 La coalición de importadores de Alemania, Austria y Dinamarca expresó en una carta que apoya la campaña de los apicultores mayas, que establecieron una cruzada contra los cultivos de soya transgénica desde 2012, porque "casi la mitad de las exportaciones mexicanas de miel llegan a Alemania".

 "Los consumidores alemanes están rotundamente en contra de la presencia de organismos genéticamente modificados y aun menos en la miel", explicó en un comunicado Manfred Fürst, responsable del Departamento Internacional de la ONG Naturland. Alemania es un relevante importador de miel, ya que su producción nacional solo satisface alrededor del 20% de sus necesidades, agrega Naturland. 
 La FEEDM, que realiza aproximadamente el 90 % de las importaciones totales de miel hacia Europa, expresó su preocupación ante la creciente mortandad global de abejas a causa del uso de pesticidas en la agricultura industrial. 
"En vez de más agroquímicos, lo que necesitamos es una mayor diversidad ecológica en nuestros prados y campos", señaló Hubert Heigl, presidente de Naturland. La selva maya de la Península de Yucatán constituye un hábitat importante para las abejas silvestres y las abejas melíferas. 
 El punto de quiebre en este conflicto social, comercial y de medio ambiente ocurrió el 15 de septiembre de 2017, cuando el gobierno mexicano concluyó que existían cultivos de soya fuera de los perímetros autorizados a Monsanto y canceló sus permisos. 
 Desde entonces, los apicultores mayas han denunciado continuamente la presencia de más cultivos ilegales de soya transgénica en diversas regiones de la Península y el riesgo de que la miel que cultivan y exportan a Europa esté contaminada. 
 En la misiva a Peña Nieto, los empresarios explican que "el estado general de los paisajes agrícolas en el mundo supone una amenaza para las abejas" porque "conlleva una disminución drástica del hábitat de estos insectos y otras especies". "Esto constituye una amenaza no solo para las abejas, sino también para los medios de subsistencia de los apicultores indígenas mayas, muchos de los cuales son miembros de Naturland", concluye la organización que representa a más de 52,000 agricultores en 52 países.